2/10/17

¿La proteína hace daño al hígado y riñón?

¿Es cierto que la proteína causa daños en el riñón y en el hígado? ¿Es real ésta afirmación? ¿Hay evidencia que lo demuestre?



Una de las cosas que se llegan a escuchar cuando alguien aumenta la ingesta de proteína, es que se va a cargar los riñones y el hígado.

Éste aumento en la cantidad de proteína consumida puede deberse a seguir dietas o regímenes alimentarios para objetivos específicos. O simplemente porque así se está acostumbrado a comer, carnívoro por naturaleza. ¡Venga ese filete!

No me voy a meter a decir si una dieta es hipo, normo o hiperproteica. Eso es algo muy subjetivo y relativo, ya que no hay en la alimentación humana, en un contexto evolutivo, cantidades o porcentajes que nos sitúen en un punto u otro.

Me limitaré a referirme a ella como una dieta alta en proteínas, o con una importante aporte de éste macronutriente.

Si queremos referencias, nos basaremos en las siguientes: 30-35% de las calorías totales


Si bien es cierto que con un aumento en la ingesta de proteínas se producen cambios a nivel renal, éstos cambios no son signo de enfermedad o patología. Sino, por el contrario, los cambios que se producen en el riñón son cambios adaptativos.

A mayor estrés o trabajo, el riñón responde aumentando su capacidad para filtrar más proteínas. Siendo éste cambio beneficioso y no dañino, como podría ocurrir en otras circunstancias u órganos.

Nuestro cuerpo es especialista en adaptarse siempre y cuando no sobrepasemos sus límites de manera continua o reiteradamente en el tiempo.

Dentro de rangos razonables, una dieta alta en proteínas no causa daño al riñón. Ni tampoco hay evidencia de que el hígado se vea afectado.

Algunas pruebas que pueden asustar a tu médico si éste no está familiarizado a interpretar resultados en condiciones de desgaste físico (ejercicio), dietas con alto aporte proteico o en suplementación son:

Nitrógeno ureico en sangre, creatinina, transaminasas (AST, ALT), presencia de proteínas en orina leve o sutil, creatinquinasa, etc.

Personalmente, no recomiendo pasar mucho más allá de los 2.8gr de proteína por kilo de peso y tal enfoque orientado preferentemente a personas que busquen perder grasa y/o aumentar saciedad para reducir antojos y hambre. Siempre adecuando la dieta a los requerimientos individuales de cada persona.

En general recomiendo unos 2.5gr de proteína para definir o quemar grasa. Siendo una cantidad razonable para preservar la mayor masa muscular posible y mantener el hambre a raya en dietas hipocalóricas.

- Ejemplo, una persona no obesa, de 70 kilos consumiría alrededor de 175gr por día (70kg x 2.5gr= 175).

En adultos sanos con otros objetivos, mujeres o en niveles avanzados, no es necesario llegar a dichas cifras de 2.5gr x kg de peso.

Siempre hay que individualizar. Como decimos en medicina: “Tratamos enfermos, no enfermedades”.

Es decir, hay que contextualizar cada caso, nada de dietas genéricas impresas al fallo. Cada persona es diferente y sus requerimientos también.

¿Y si mejor volteamos la vista hacia los ultraprocesados? ¿Al estilo de vida sedentario? Causantes de enfermedades crónico degenerativas. Diabetes y presión alta, no solo dañan nuestro riñón, dañan todo el cuerpo, afectando nuestra calidad de vida.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3023677/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1262767/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16779921
http://www.pilarmartinescudero.com/pdf/asignaturabiopatologia/AsigBiopatologia2011_12.pdf

1 comentario :